445.568 políticos, el diario El Aguijón y César Román

El pasado 25 de abril el diario El Aguijón dio a conocer un estudio que cuantificaba el número de políticos en España en 445.568. Dentro de los políticos incluía a los liberados sindicales…me interesa bien poco este estudio, que me parece en todos caso pura demagogia y propaganda que no lleva a un debate serio sobre la clase política. En las últimas semanas ha vuelto a ser noticia gracias a un tuit de Arturo Pérez Reverte, que se indignaba con este dato. Vuelvo a repetir que el estudio me pareció poco serio en su momento y también ahora pero me intrigó conocer algo más sobre el diario que lo difundió. Quién difunde esto no debe ser más serio que el susodicho estudio. El diario El Aguijón está editado por César Román Viruete. Colaborador de Intereconomía, exfalangista, exmiembro del Centro Democrático Social (CDS), de la sección de Madrid de la ultraderechista Plataforma x Catalunya, que se llamó Plataforma por Madrid, y de un partido político llamado El Centro, que fue fundado por él. También fue secretario general del Sindicato de Enseñanzas Medias (SEM) del que fue forzado a dimitir después de que se descubriera que con 22 años estaba matriculado en 1º de BUP en diurno del Instituto Cervantes de Madrid y no acudía a clase. De chiste. En aquella época definía políticamente al SEM como con influencias trotskistas, anarco-sindicalistas y falangistas. Menudo popurrí. Hace menos de un año fue condenado a pagar 41.038€, un poco menos que el número de políticos del estudio que difundió, a la empresa Recreativos Pozuelo S.L. En su blog aparece en su curriculum que ha trabajado en funciones de asesoramiento a Comisiones Obreras cuando, según la revista Interviú, participó a finales de los 90 en una operación de Falange Española de las JONS para infiltrar militantes en Comisiones Obreras. Por cierto, su blog se llama “El sol de cara”, supongo que en recuerdo del Cara al sol que cantaría [o canta] con sus amigos de la falange. Con el curriculum de este personaje, del cual todavía hay más perlitas, no me creo nada.
Aunque con lo dicho de este personaje es suficiente para que el diario El Aguijón pierda cualquier credibilidad, hay que decir también que la empresa editora es Arquero y Brull Asociados S.L y se dedica a lo siguiente:
“La actividad negocio y promoción inmobiliaria. La explotación de toda clase de establecimientos de hostelería tales como restaurantes, bares, cafeterías, cervecerías, pubs, terrazas, salones de bodas, pensiones, hoteles y hostales tanto directa como indirectamente, incluyendo la compra, venta y arrendamiento de edificios, locales y terrenos.”
No os molestéis en encontrar algo relacionado con la información y la comunicación. En el Diario El Aguijón lo dejan meridianamente claro. Son hacedores de información:“Creemos en lo que hacemos. Somos hacedores de información, transmisores de ideas, de anhelos, de esperanzas, de protestas, de gritos de libertad. Hacemos lo que nos gusta, y encima nos pagan. Soñamos con nuestros desconocidos lectores, ansiamos que les guste lo que hacemos, que les sirvamos de algo. 


Sólo tenemos la voz.  Los teclados nos harán libres.”La construyen, la elaboran y la difunden. No informan, hacen información. Es lo que tiene dedicarse al negocio inmobiliario y hostelero y dedicarse a jugar a ser medio de comunicación. La lista de colaboradores tampoco tiene desperdicio. Muchos de ellos reconocidos desinformadores en medios de la ultraderecha.

Estos fueron los voceros del tan cacareado estudio. Que cada uno se crea lo que quiera.

El PP quiere como sea reducir concejales para favorecer el bipartidismo

Fuente: http://kaleidoskopiodegabalaui.blogspot.com.es

Copio otro artículo con información adicional:

Fuente: http://latiradera.wordpress.com

 

445.568 políticos y tres piedras

Publicado el julio 15, 2012

 

Internet ofrece elementos muy interesantes para el conjunto de la ciudadanía y, en especial, para los que estamos metidos en el mundo de la comunicación. Nos facilita acceder a documentos relevantes y relacionarnos con personas de todo el planeta, ayudándonos en la adquisición de conocimientos como si viviéramos en medio de la más grande de las bibliotecas, fonotecas y filmotecas.

Pero también constituye un lugar propicio para que campen a sus anchas racistas, xenófobos, pederastas, sexistas, homófobos y violentos de las más diversas e indeseables especies; o para que se den dramáticos casos de ciberacoso a estudiantes e incluso a docentes.

En muchas ocasiones se convierte, además, en zona privilegiada para la libre circulación del bulo y la mentira. Twitter, por ejemplo, cada cierto tiempo ‘mata’ anticipadamente a un líder político, un escritor o una actriz, noticia que corre como la pólvora hasta que logra ser finalmente desmentida.

Hace unos años Internet sirvió para que algún indeseable mezclara a La Oreja de Van Gogh, nada más y nada menos que con la financiación del entorno de ETA; información que era multidifundida y que te llegaba desde diferentes emisores “indignados” con el grupo donostiarra para el que solicitaban el boicot de sus discos y de sus actuaciones en directo. No importaba que fuera absolutamente falso. Difama que algo queda.

En otras ocasiones, son distintas personas de la vida pública las manipuladas gratuitamente en la red. Reciente esta el caso de Iniesta y su presunta donación de la prima de 300.000 euros por la obtención de la Eurocopa, bulo que un periodista deportivo contribuyó a expandir.

O, en fin, a veces nos llegan textos literarios falsificados y atribuidos a Gabriel García Márquez, Jorge Luis Borges o Pablo Neruda, de una ínfima calidad que no concuerda con tan brillantes plumas.

Cifra exacta

Una muestra de lo que les digo la constituye un exitoso bulo reciente: la información en torno a los 445.568, ni uno menos ni uno más, como en la canción de Carlos Puebla, que desde distintos digitales y foros se repite como cifra exacta de los políticos que hay en España.

Nunca me la creí. Me parecía desproporcionada y sin la menor base. Hasta realicé un ejercicio comparativo para el caso de mi comunidad, Canarias, que representa el 4,5% de la población española y que, en consecuencia, le corresponderían ¡unos 20.050 políticos! Lo cierto es que en Canarias hay 60 diputados, 157 consejeros de cabildos insulares, 1.404 concejales y 114 cargos en el Gobierno de Canarias (aunque este último dato puede haber evolucionado a la baja en los últimos meses), es decir, 1675, bastante lejos de lo que proporcionalmente nos tocaría según tan científico y popular estudio.

Pero vayamos al documento que da origen a esos datos convertidos en verdad verdadera. Se trata de un trabajo que firma Javier Fonseca en el diario digital El Aguijón, con el sugestivo título de ‘Un estudio desvela que España es el país con más políticos por habitante de Europa’, asegurándonos que se trata de un “estudio interno” de asesores de Presidencia del Gobierno.

En el mismo, y en un extenso cuadro, se desglosan los diputados, senadores, parlamentarios autonómicos, alcaldes, concejales, integrantes de diputaciones y cabildos insulares y un largo etcétera que engloba más de 80 categorías de ‘políticos’ de diferentes ámbitos y responsabilidades.

El primero de los datos ofrecidos es el de diputados y senadores (650, según tan reputados y clandestinos asesores de Moncloa). Y supone, por cierto, el primero de los errores: en el Congreso son 350 y en el Senado 266, lo que hace un total de 616. Una colada para arrancar. O un redondeo al alza, como en la implantación del euro.

El otro error (o trapisonda, como prefieran), el más gordo, el más malintencionado, es cómo se hinchan las cifras hasta llegar a los más de 400.000 de marras. La respuesta es sencilla: con una interpretación muy laxa de lo que es un político. Porque en el ranking figuran cargos de confianza, trabajadores del Defensor del Pueblo, sindicalistas liberados, integrantes de las patronales, empleados de las empresas públicas (como esos de Gesplan a los que se acaba de aplicar un ERE, a los que supongo hará mucha gracia el tratamiento de “políticos”, en paro por cierto), organismos de igualdad y prevención de la violencia doméstica, cámaras de comercio o investigación oceanográfica y pesquera (¿estarán los ‘políticos’ del Centro Tecnológico de Ciencias Marinas de Taliarte? ¿investigando sobre lubinas, doradas o bocinegros?).

Pero también organismos de gestión catastrales, gabinetes de prensa, cargos de designación directas en Educación y Sanidad, entidades bibliotecarias y museísticas y, asómbrense, agencias meteorológicas y entidades de transplantes y donación de órganos, así como agencias de cambio climático y reducción del gasto energético, entidades de astronomía y astrofísica (nuestro Instituto Astrofísico de Canarias debe estar lleno de políticos de todos los colores…y estrellas), protección medioambiental y actuaciones en la costa o Instituto Cervantes. Les faltó bedeles, ujieres, conserjes y personal de limpieza de ministerios y consejerías.

Fraude

Se trata, lo de los 445.568 políticos, como pueden observar, de un fraude en todo regla, que tertulianos y hasta algunos miembros de partidos o movimientos sociales recitan como una verdad revelada. Por pura demagogia o por manifiesta irresponsabilidad, buscando el aplauso fácil en tiempos de desprestigio de la política. Y tan propicios para la gestación y el crecimiento del mesianismo, del populismo y del autoritarismo.

La cifra real estaría en torno a los 100.000, una cuarta parte del mágico dato del Aguijón, homologable a otros estados europeos. Y que se sustenta, esencialmente, por el peso en la misma del número de concejales, 65.896 según el cuadro (66.162, según datos de la FEMP), que en 2015 se convertirán en unos 46.000 tras la reducción del 30% anunciada por el Gobierno. Hay que destacar que en España hay 8.116 municipios, de ellos 4.731 con menos de 1.000 habitantes, en los que sus concejales no cobran y en la inmensa mayoría de ellos ni sus alcaldes. Como sucede con la mayoría de los concejales de la oposición en los municipios de mayor tamaño poblacional.

Se podrá señalar que siguen siendo muchos políticos, se podrá discutir sobre la calidad del trabajo de parte de ellos, de su cumplimiento de los programas electorales (como vemos estos días con la subida de los impuestos y otras medidas), de su preparación, de su mayor o menor eficiencia, etcétera. Lo que no se puede ni se debe hacer es inventarse cifras sin el menor rigor, como en el caso que nos ocupa. Ni repetirlas alegremente sin la menor comprobación.

Pero, tal vez, estos periodistas tan rigurosos y algunos de los que, como cotorras, repiten sus cifras no lo hagan con mala fe y se trate, simplemente, de que están imbuidos de espíritu aristotélico y consideran, como el gran pensador griego, que el ser humano es, en esencia, un ser político por naturaleza. Y de ahí los 445.568 políticos. Y tres piedras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s