Jornada de setas 22-11-12: Resultados

Setas carboneras (russula cyanoxhanta) Habia miles pero como aun no sabia lo que era… a ver que tal quedan cocinadas.

Nota: de estas Russulas hemos tirado la mayor parte (de tallo lila) que parece Russula torulosa que es indigesta. No hay ninguna seta tóxica parecida a estas. Las de tallo blanco igual provamos alguna a ver si tienen el gusto que han de tener las Russula cyanoxhanta.  O las Russulas Olivacea. Son muy parecidas. Por suerte de todo este grupo de Russulas lilas no hay ninguna tóxica.Como mucho indigestas o picantes. Si no ni de coña pruebo una :)

Ceps (Boletus edulis) tampoco estan tan mal.

Pie Azul (Lepista nuda), hay unos cuantos

Rovellons o Niscalos (lactarius deliciosus), sacamos dos cestas

Llanegas ((Hygrophorus latitabundus) mi favoritaaaaaaaa

Carta a una cajera de Mercadona

Estimada trabajadora de la cadena de supermercados Mercadona.

Todos hemos podido ver el vídeo en el que, al encontrarte con que numerosos de los jornaleros del Sindicato Andaluz de Trabajadores intentaban expropiar diversos alimentos básicos de tu supermercado para donarla a un banco de alimentos, intentaste evitarlo y recibiste el empujón de uno de ellos. Como resultado te sentiste humillada y te quedaste llorando en un rincón. Muchos políticos, analistas y medios de comunicación han salido en tu defensa y se han convertido, sorpresivamente y por primera vez, en defensores los trabajadores, mejor dicho de una trabajadora como tú. Ahora, varios días después, probablemente sigas indignada con los que te empujaron y te sientas arropada y agradecido con estos defensores.

En primer lugar quiero decirte que es comprensible tu reacción instintiva de oposición a quienes intentaban llevarse la comida en el centro donde trabajas, por eso es necesario recurrir a la razón para no limitarnos al instinto. Para empezar hemos de precisar que tu trabajo consiste en cobrar los productos a los clientes, no custodiarlos ni impedir su sustracción ni apropiación sin pago. Cuando intentaste evitarlo no estabas cumpliendo con tu trabajo, tomaste posición en un conflicto que no era el tuyo, porque la discusión por la propiedad de unos litros de aceite, otros de leche y alguna lata, entre el dueño de la cadena de supermercados y unos activistas que querían repartirlo entre familias sin recursos para comer, era un asunto ajeno a las condiciones laborales de tu contrato.

Estimada trabajadora, no sé si has oído hablar de las clases sociales o de la lucha de clases. Básicamente consiste en reconocer que en una sociedad hay ricos y pobres, y que se encuentran en conflicto porque a más riqueza parar los ricos, más pobreza para los pobres. Algo mucho más indignante si son estos pobres los que, con su trabajo, logran que los ricos amasen su riqueza. Con tu gesto del otro día tu tomaste una posición en esa lucha, en ese conflicto. Cuando tuviste que decidir entre los pobres que deben recurrir a la caridad del banco de alimentos donde irían destinados los alimentos sustraídos del supermercado donde trabajas y el patrimonio de la familia Roig, propietaria de la cadena, con un beneficio en el año 2011 de a 474 millones de euros, tu, libremente, te pusiste al lado de los segundos. No te quiero culpar por ello, insisto en que pudo ser una reacción instintiva que te hizo olvidar que esos productos que pasan durante cuarenta horas por tus manos no son tuyos, son de una familia millonaria, tu solo trabajas cobrando a los clientes. Te equivocaste a la hora de defender los intereses de una clase social, defendiste los del rico a pesar de que tú eres una trabajadora y tus intereses son opuestos a los de él: para que él sea rico tu debes cobrar menos, si tu cobrases más el sería menos rico. Tus intereses, aunque algunos insistan en lo contrario, no son los mismos que los del dueño de Mercadona. No eres la única que confunde los intereses de su clase con los de los ricos, basta observar cuántos trabajadores han votado al Partido Popular para que apruebe una amnistía fiscal a los ricos que defraudan a Hacienda o destine dinero público a bancos dirigidos por directivos que ganan cientos de miles de euros y, al mismo tiempo les obligue a esos trabajadores a que paguen más IVA por el material escolar de sus hijos o los despida como empleados públicos si son interinos.

En cuanto a los que te han defendido y te han presentado como víctima de unos ladrones de supermercado que no respetan la ley, quiero que sepas que solo lo han hecho para utilizarte contra los de tu propia clase social, nunca esos políticos y periodistas de Intereconomía o de la COPE se hubieran preocupado por ti si te hubieras quedado sin trabajo, nunca se han interesado porque una cajera cobre un sueldo digno. Es más, a esos que les molestó tanto el empujón que sufriste, nunca dijeron nada cuando a los trabajadores que pedían que no les despidieran con la nueva reforma laboral, que sus hijos tuvieran calefacción en el colegio o que las medicinas siguieran siendo gratuitas para nuestros pensionistas los policías les abrían la cabeza con una porra.

Querida trabajadora, el otro día lloraste desconsolada después del empujón, sin duda te sentiste sola. Te sentiste sola porque estuviste defendiendo las propiedades de un millonario que gana 474 millones al año, y mientras tanto ese millonario bien podría estar disfrutando de sus vacaciones de agosto en un lujoso hotel o en un yate mientras tu defendías su dinero. En cambio, los sindicalistas que tomaban la comida de tu supermercado nunca están solos porque saben cuál es su clase social, saben de qué lado están, se ayudan, y por eso fueron a por comida a tu supermercado que, por cierto, no es tuyo. En tu mano está no volverte a sentir sola, no volver a llorar por nada parecido. Esas personas que te empujaron cuando te pusiste del lado del empresario son las mismas que volverán a por comida para ti si mañana eres tú la que no tienes para comer. Serán ellos los que te ayuden y no los periodistas de Intereconomía. Solo necesitas reconocer a los tuyos, son todas esas personas que luchan para que nadie pase hambre mientras otros se hacen millonarios. Si los vuelves a ver en el supermercado donde trabajas, recuerda que no son tus enemigos, que la comida del supermercado no es tuya, que quizás mañana tú no tengas trabajo y la necesites, que ellos las estarán cogiendo para ti y que el dueño de Mercadona gana 474 millones al año.

Pascual Serrano es periodista. Su último libro es “Contra la neutralidad. Tras los pasos de John Reed, Ryzard Kapuścińsky, Edgar Snow, Rodolfo Walsh y Robert Capa” . Editorial Península. Barcelona

Fuente: Www.pascualserrano.net

445.568 políticos, el diario El Aguijón y César Román

El pasado 25 de abril el diario El Aguijón dio a conocer un estudio que cuantificaba el número de políticos en España en 445.568. Dentro de los políticos incluía a los liberados sindicales…me interesa bien poco este estudio, que me parece en todos caso pura demagogia y propaganda que no lleva a un debate serio sobre la clase política. En las últimas semanas ha vuelto a ser noticia gracias a un tuit de Arturo Pérez Reverte, que se indignaba con este dato. Vuelvo a repetir que el estudio me pareció poco serio en su momento y también ahora pero me intrigó conocer algo más sobre el diario que lo difundió. Quién difunde esto no debe ser más serio que el susodicho estudio. El diario El Aguijón está editado por César Román Viruete. Colaborador de Intereconomía, exfalangista, exmiembro del Centro Democrático Social (CDS), de la sección de Madrid de la ultraderechista Plataforma x Catalunya, que se llamó Plataforma por Madrid, y de un partido político llamado El Centro, que fue fundado por él. También fue secretario general del Sindicato de Enseñanzas Medias (SEM) del que fue forzado a dimitir después de que se descubriera que con 22 años estaba matriculado en 1º de BUP en diurno del Instituto Cervantes de Madrid y no acudía a clase. De chiste. En aquella época definía políticamente al SEM como con influencias trotskistas, anarco-sindicalistas y falangistas. Menudo popurrí. Hace menos de un año fue condenado a pagar 41.038€, un poco menos que el número de políticos del estudio que difundió, a la empresa Recreativos Pozuelo S.L. En su blog aparece en su curriculum que ha trabajado en funciones de asesoramiento a Comisiones Obreras cuando, según la revista Interviú, participó a finales de los 90 en una operación de Falange Española de las JONS para infiltrar militantes en Comisiones Obreras. Por cierto, su blog se llama “El sol de cara”, supongo que en recuerdo del Cara al sol que cantaría [o canta] con sus amigos de la falange. Con el curriculum de este personaje, del cual todavía hay más perlitas, no me creo nada.
Aunque con lo dicho de este personaje es suficiente para que el diario El Aguijón pierda cualquier credibilidad, hay que decir también que la empresa editora es Arquero y Brull Asociados S.L y se dedica a lo siguiente:
“La actividad negocio y promoción inmobiliaria. La explotación de toda clase de establecimientos de hostelería tales como restaurantes, bares, cafeterías, cervecerías, pubs, terrazas, salones de bodas, pensiones, hoteles y hostales tanto directa como indirectamente, incluyendo la compra, venta y arrendamiento de edificios, locales y terrenos.”
No os molestéis en encontrar algo relacionado con la información y la comunicación. En el Diario El Aguijón lo dejan meridianamente claro. Son hacedores de información:“Creemos en lo que hacemos. Somos hacedores de información, transmisores de ideas, de anhelos, de esperanzas, de protestas, de gritos de libertad. Hacemos lo que nos gusta, y encima nos pagan. Soñamos con nuestros desconocidos lectores, ansiamos que les guste lo que hacemos, que les sirvamos de algo. 


Sólo tenemos la voz.  Los teclados nos harán libres.”La construyen, la elaboran y la difunden. No informan, hacen información. Es lo que tiene dedicarse al negocio inmobiliario y hostelero y dedicarse a jugar a ser medio de comunicación. La lista de colaboradores tampoco tiene desperdicio. Muchos de ellos reconocidos desinformadores en medios de la ultraderecha.

Estos fueron los voceros del tan cacareado estudio. Que cada uno se crea lo que quiera.

El PP quiere como sea reducir concejales para favorecer el bipartidismo

Fuente: http://kaleidoskopiodegabalaui.blogspot.com.es

Copio otro artículo con información adicional:

Fuente: http://latiradera.wordpress.com

 

445.568 políticos y tres piedras

Publicado el julio 15, 2012

 

Internet ofrece elementos muy interesantes para el conjunto de la ciudadanía y, en especial, para los que estamos metidos en el mundo de la comunicación. Nos facilita acceder a documentos relevantes y relacionarnos con personas de todo el planeta, ayudándonos en la adquisición de conocimientos como si viviéramos en medio de la más grande de las bibliotecas, fonotecas y filmotecas.

Pero también constituye un lugar propicio para que campen a sus anchas racistas, xenófobos, pederastas, sexistas, homófobos y violentos de las más diversas e indeseables especies; o para que se den dramáticos casos de ciberacoso a estudiantes e incluso a docentes.

En muchas ocasiones se convierte, además, en zona privilegiada para la libre circulación del bulo y la mentira. Twitter, por ejemplo, cada cierto tiempo ‘mata’ anticipadamente a un líder político, un escritor o una actriz, noticia que corre como la pólvora hasta que logra ser finalmente desmentida.

Hace unos años Internet sirvió para que algún indeseable mezclara a La Oreja de Van Gogh, nada más y nada menos que con la financiación del entorno de ETA; información que era multidifundida y que te llegaba desde diferentes emisores “indignados” con el grupo donostiarra para el que solicitaban el boicot de sus discos y de sus actuaciones en directo. No importaba que fuera absolutamente falso. Difama que algo queda.

En otras ocasiones, son distintas personas de la vida pública las manipuladas gratuitamente en la red. Reciente esta el caso de Iniesta y su presunta donación de la prima de 300.000 euros por la obtención de la Eurocopa, bulo que un periodista deportivo contribuyó a expandir.

O, en fin, a veces nos llegan textos literarios falsificados y atribuidos a Gabriel García Márquez, Jorge Luis Borges o Pablo Neruda, de una ínfima calidad que no concuerda con tan brillantes plumas.

Cifra exacta

Una muestra de lo que les digo la constituye un exitoso bulo reciente: la información en torno a los 445.568, ni uno menos ni uno más, como en la canción de Carlos Puebla, que desde distintos digitales y foros se repite como cifra exacta de los políticos que hay en España.

Nunca me la creí. Me parecía desproporcionada y sin la menor base. Hasta realicé un ejercicio comparativo para el caso de mi comunidad, Canarias, que representa el 4,5% de la población española y que, en consecuencia, le corresponderían ¡unos 20.050 políticos! Lo cierto es que en Canarias hay 60 diputados, 157 consejeros de cabildos insulares, 1.404 concejales y 114 cargos en el Gobierno de Canarias (aunque este último dato puede haber evolucionado a la baja en los últimos meses), es decir, 1675, bastante lejos de lo que proporcionalmente nos tocaría según tan científico y popular estudio.

Pero vayamos al documento que da origen a esos datos convertidos en verdad verdadera. Se trata de un trabajo que firma Javier Fonseca en el diario digital El Aguijón, con el sugestivo título de ‘Un estudio desvela que España es el país con más políticos por habitante de Europa’, asegurándonos que se trata de un “estudio interno” de asesores de Presidencia del Gobierno.

En el mismo, y en un extenso cuadro, se desglosan los diputados, senadores, parlamentarios autonómicos, alcaldes, concejales, integrantes de diputaciones y cabildos insulares y un largo etcétera que engloba más de 80 categorías de ‘políticos’ de diferentes ámbitos y responsabilidades.

El primero de los datos ofrecidos es el de diputados y senadores (650, según tan reputados y clandestinos asesores de Moncloa). Y supone, por cierto, el primero de los errores: en el Congreso son 350 y en el Senado 266, lo que hace un total de 616. Una colada para arrancar. O un redondeo al alza, como en la implantación del euro.

El otro error (o trapisonda, como prefieran), el más gordo, el más malintencionado, es cómo se hinchan las cifras hasta llegar a los más de 400.000 de marras. La respuesta es sencilla: con una interpretación muy laxa de lo que es un político. Porque en el ranking figuran cargos de confianza, trabajadores del Defensor del Pueblo, sindicalistas liberados, integrantes de las patronales, empleados de las empresas públicas (como esos de Gesplan a los que se acaba de aplicar un ERE, a los que supongo hará mucha gracia el tratamiento de “políticos”, en paro por cierto), organismos de igualdad y prevención de la violencia doméstica, cámaras de comercio o investigación oceanográfica y pesquera (¿estarán los ‘políticos’ del Centro Tecnológico de Ciencias Marinas de Taliarte? ¿investigando sobre lubinas, doradas o bocinegros?).

Pero también organismos de gestión catastrales, gabinetes de prensa, cargos de designación directas en Educación y Sanidad, entidades bibliotecarias y museísticas y, asómbrense, agencias meteorológicas y entidades de transplantes y donación de órganos, así como agencias de cambio climático y reducción del gasto energético, entidades de astronomía y astrofísica (nuestro Instituto Astrofísico de Canarias debe estar lleno de políticos de todos los colores…y estrellas), protección medioambiental y actuaciones en la costa o Instituto Cervantes. Les faltó bedeles, ujieres, conserjes y personal de limpieza de ministerios y consejerías.

Fraude

Se trata, lo de los 445.568 políticos, como pueden observar, de un fraude en todo regla, que tertulianos y hasta algunos miembros de partidos o movimientos sociales recitan como una verdad revelada. Por pura demagogia o por manifiesta irresponsabilidad, buscando el aplauso fácil en tiempos de desprestigio de la política. Y tan propicios para la gestación y el crecimiento del mesianismo, del populismo y del autoritarismo.

La cifra real estaría en torno a los 100.000, una cuarta parte del mágico dato del Aguijón, homologable a otros estados europeos. Y que se sustenta, esencialmente, por el peso en la misma del número de concejales, 65.896 según el cuadro (66.162, según datos de la FEMP), que en 2015 se convertirán en unos 46.000 tras la reducción del 30% anunciada por el Gobierno. Hay que destacar que en España hay 8.116 municipios, de ellos 4.731 con menos de 1.000 habitantes, en los que sus concejales no cobran y en la inmensa mayoría de ellos ni sus alcaldes. Como sucede con la mayoría de los concejales de la oposición en los municipios de mayor tamaño poblacional.

Se podrá señalar que siguen siendo muchos políticos, se podrá discutir sobre la calidad del trabajo de parte de ellos, de su cumplimiento de los programas electorales (como vemos estos días con la subida de los impuestos y otras medidas), de su preparación, de su mayor o menor eficiencia, etcétera. Lo que no se puede ni se debe hacer es inventarse cifras sin el menor rigor, como en el caso que nos ocupa. Ni repetirlas alegremente sin la menor comprobación.

Pero, tal vez, estos periodistas tan rigurosos y algunos de los que, como cotorras, repiten sus cifras no lo hagan con mala fe y se trate, simplemente, de que están imbuidos de espíritu aristotélico y consideran, como el gran pensador griego, que el ser humano es, en esencia, un ser político por naturaleza. Y de ahí los 445.568 políticos. Y tres piedras.

La Gran Cagazón (que ya se huele en el ambiente)

Fuente: acratas.net

 
Los españoles habéis vivido siempre subyugados por una jarca de hijos de puta que os han tenido con la cabeza más agachada que japoneses con visitas. Nobleza, capitalismo y curerío, –la reacción, los jesuitas, revólver en mano– han empleado todos los medios para que permanecierais como chusma pueblerina y no tuvierais la más mínima oportunidad de convertiros en ciudadanos. Por eso jamás hubo aquí revolución burguesa y, mientras Europa se modernizaba, España se cascó un siglo XIX de regresión hacia las catacumbas.

Ya Ortega, que estaba más viajado que las bragas de una azafata, dejó caer que, en España, la democracia no ha sido nunca ni puede ser el gobierno del pueblo, porque la esencia de la democracia es el autogobierno, y si algo caracteriza a cualquier masa de españoles –Historia de España– es su incapacidad para tal cosa. Luego, ya en el XX, tras la masacre de la Guerra Civil que diezmó el ADN de los españoles valientes, el franquismo, con su desarrolismo de seiscientos y apartamento en la playa, inició un proceso que se consolidó en el primer socialismo felipista; y todo un pueblo exaltado y cargado de futuro devino masa de consumidores ansiosos y de apasionados partícipes en acontecimientos multitudinarios. Pero, reconocedlo, cabrones: habéis colaborado en vuestra degradación con entusiasmo de concursantes de Operación Triunfo, con esa pereza intelectual que os caracteriza, que es tierra abonada para el cultivo del fanatismo y de la ignorancia enciclopédica. Por eso vivís en cautividad política y sólo os dejan meter la papela en la raja bajo libertad vigilada.

En esta Monarquía Cocotera, la “democracia” no es más que un trámite técnico para la producción de la clase política: el voto y los pactos de mayorías no valen más que para asegurar la alternancia entre las dos facciones postfranquistas –exfalangistas y nacionalcatólicos– para evitar los abusos excesivos de una sola de ellas a perpetuidad en el poder. Y la Transición, por más que dieran todos más vueltas que zurullos en una acequia, no fue otra cosa que el expediente administrativo para que ambas facciones se lo repartieran todo.

Aunque sé que más vale hablarle al perro, que al menos escucha, españoles, os diré cuatro cosas sobre vosotros mismos: Guiados por las apariencias, como no tenéis conocimiento, elegís siempre basándoos en intuiciones sin fundamento, sobre todo en política; os movéis por sentimientos, no por razonamientos; por el egoísmo y las señales sociales (timbre, gesto, olor), no por la filantropía y el contenido de los mensajes; esclavos de vuestras pasiones instintivas y vuestros volubles intereses, susceptibles a la adulación como vírgenes deseando ser folladas, sin constancia en vuestros amores y odios, es imposible confiaros ningún poder político, porque sería aceptar la tiranía de un hato de retrasados mentales. No sois capaces de la menor reflexión y rigor. Por eso llenáis los estadios para oír las arengas de tipejos que debieran tener menos poder de convocatoria que un zapato que pisó mierda; y os creéis sus inauditas promesas electorales, que olvidarán en menos tiempo que se evapora un pedo en un canasto.

Pero, mira tú por dónde, la masificación consumista de los españoles ha sido el único sostén de España como unidad de destino en lo universal, su mejor defensa contra el separatismo. Nada hermana más a un castellano y un catalán que ir al fútbol a ver un Madrid-Barça, aunque crean que cimientan entre sí sectarias diferencias: son dos idiotas malgastando su superflua vida en nimiedades. La identidad regional, el folklore o la psicología colectiva de un pueblo son gilipolleces, porque la integración de todas las masas en el consumismo global anula cualquiera de sus circunstanciales diferencias.

Por eso, y esto es más conocido que el hilo negro, nuestra cleptocracia de partidos, que se funda sobre la propiedad privada, el trabajo asalariado y el individualismo liberal, sólo puede ser estable en un mercado capitalista de consumidores satisfechos. Es el puto mercado de bienes el que configura la sociedad “democrática”, y la masa, ensimismada en el consumo, despertará si el consumo colapsa. Y el hato que nunca hasta ahora ha protagonizado sus decisiones, contento sólo con comprar, puede transformarse en una carnicera manada, en un monstruo sin control, si los dirigentes, las minorías económicas, que son los que deciden sus gustos, sus necesidades y sus placeres, no encuentran una solución a la crisis económica a tiempo, para que siga dormitando.

Si no ocurre ese milagro, la diferencia zoológica entre gobernantes y gobernados, entre perros y cabritos –los políticos, los banqueros, los curas, son los perros que muerden las patas del rebaño; y vosotros, el pueblo, sois el hatajo de cabritos–, puede darse la vuelta en un instante. Y los que ahora se corren de gusto, mañana pueden mearse del susto. Porque a 40 millones de energúmenos gritando juntos: “¡Hijos de puta, vamos a por vosotros!”, no los paran ni cien brigadas de antidisturbios armados hasta los dientes y puestos de anfetaminas hasta el culo. Y la marabunta humana acabará colgando de las farolas a políticos, curas (con o sin revólver), gerifaltes de las altas finanzas y militares –y a las cien brigadas de porristas con ellos–, sin que se les mueva una pestaña de compasión. La masa, sin posibilidad de consumir, brutalmente ineducada a conciencia, es una bomba de relojería. Fuera de control, podría exterminar al Régimen entero de un solo gran apretón que acabara con 70 años de estreñimiento.

MALDITO HIJO DE PERRA
(Publicado en Ácratas en febrero de 2009)

NOTA: Los que se den por aludidos por el texto de Maldito Hijo de Perra no vale la pena que vuelvan por acratas.net. Ya hay un numerosísimo colectivo entre nuestros lectores que sabe que esto no va con ellos. Que éste es el mensaje que deben transmitir en su entorno social para que una parte de los durmientes, que tampoco se darán por aludidos, despierten para siempre.

¿Por qué manipula Público la información sobre Libia y Siria?

Fuente del texto: mundodesconocido.es

LOS VÍNCULOS ENTRE EL DIARIO PÚBLICO (MEDIAPRO) Y LA MONARQUÍA QATARÍ Y AL JAZEERA.

¿Por qué manipula Público la información sobre Libia y Siria?

¿Por qué periodistas de un supuesto diario de izquierdas, que en el pasado protestaron contra la guerra de Irak, hoy justifican la guerra en Libia y una futura intervención en Siria?

La respuesta es bien sencilla y bien conocida: por dinero.

Pero empecemos por el principio. El diario Público, que se presenta a sí mismo como el único diario de izquierdas del panorama mediático español, pertenece a la multinacional de los medios de comunicación Mediapro.

Este potente grupo mediático se fundó en Barcelona en 1994 y su presidente es el empresario catalán Jaume Rores, que posee el 33% del accionariado.

Mediapro nació vinculado al cine, estando detrás de películas como Vicky Cristina Barcelona (2008), Salvador (2006), sobre la vida del anarquista Salvador Puig Antich, Los lunes al sol (2002),Asesinato en febrero (2001), La espalda del mundo (2000), etc. (como vemos muchos de los títulos están dirigidos sobre todo al público de izquierdas) y en la actualidad tiene un acuerdo con la productora El Deseo de Agustín y Pedro Almodóvar.

Hoy día a este grupo pertenecen además de Público, la cadena de TV la Sexta, así como una serie de canales digitales que se dedican a las retransmisiones de partidos de fútbol (Barça TV, Real Madrid TV, Gol TV, etc.). Mediapro, de hecho, es propietaria de todos los derechos de televisión del Barça.

También produce programas para televisiones autonómicas como TV3, Canal Sur, TV Canaria, etc. y, más interesante aún, para el derechista grupo Vocento, al cual pertenece el ABC.

Jaume Roures, presidente de Mediapro

Hasta aquí hay poco que llame la atención.

Pero si leemos la entrada dedicada a este grupo mediático en Wikipedia nos enteraremos que esta multinacional tiene oficinas, además de en varios países de Europa, en Dubai y Qatar.

Según el diario Expansión, Mediapro cuenta con una oficina y 90 empleados en Doha, capital de Qatar.

Allí, esta empresa de capital catalán se dedica a la producción de retransmisiones deportivas. Además es la patrocinadora de la liga de fútbol del vecino Dubai.

Recordemos que la Qatar Foundation, a su vez, es la patrocinadora de la camiseta del Barça (¡165 millones de euros de nada le costó la broma!). Mediapro es, de hecho, la avanzadilla de una serie de inversiones que el capital catalán (Banco Sabadell, La Caixa, Mango, etc.) quiere hacer en los Emiratos Árabes, en donde Mediapro ha recibido varios premios de manos de las monarquías petroleras gobernantes.

En vista de todo esto, no es extraño que Público, ese periódico tan de izquierdas, esté apoyando la guerra de Libia. Hay mucho dinero en juego y no hay que ofender al amigo qatarí.

El problema es que el gobierno de Qatar no tiene nada de izquierdista: es una retrógrada monarquía absoluta que se rige por leyes medievales.

Y además es sospechoso de financiar el terrorismo islámico, eso que la Casa Blanca llama Al Qaeda, esos carniceros que sembraron el caos en Bosnia, Kosovo, Chechenia, Irak, Afganistán… y ahora Libia.

Ese mismo gobierno que protege a un fanático religioso llamado Al Qaradawi, que opina que Hitler era el divino instrumento de Alá, que dirige la Guerra Santa desde Doha y que hace tiempo que ofreció una gran suma de dinero por la cabeza de Muamar Gadafi.

No es extraño, por tanto, que Público fuera uno de los primeros diarios en difundir el bulo de que Gadafi había masacrado de una tacada a 250 manifestantes desarmados, silenciando las provocaciones de Qatar a través de su tentáculo, el Grupo Islámico Combatiente Libio.

Tampoco es extraño que Público ilustrara un texto sobre la supuesta represión de El Asad contra civiles indefensos en Siria con la foto de una explosión (¿de un misil de la OTAN?) de la guerra de Libia (¡si no hay fotos se inventan!).

Por eso, todas las informaciones del Público sobre la conflictiva situación de Libia y de Siria coinciden al pie de la letra con lo difundido por la cadena Al Jazeera, bajo la batuta del Emir de Qatar… ¿Medios de izquierda? ¿Acaso hay empresas de izquierdas?

Los propietarios de Publico son los que empuñan las armas con las que se asesina a este pobre hombre a sangre fria.

Lo vimos en Iraq, en Libia y ahora en Siria.